¿Qué hacen las personas mentalmente fuertes?

¿Un emprendedor (a) debe ser una persona mentalmente fuerte?

La respuesta es  “”, pues quien ha emprendido sabe que el emprendimiento es una   montaña rusa, donde hay subidas y en otras ocasiones hay bajadas.

¿Tú, sí tú, te habías preguntado si eres mentalmente fuerte?

 

Aquí 17 puntos para que identifiques si eres una persona mentalmente fuerte.

Las personas mentalmente fuertes:

  1. Abrazan el cambio.

Ellos (as) se adaptan para sobrevivir y evolucionar.

 

  1. Aceptan total responsabilidad por su comportamiento pasado.

No niegan sus acciones o palabras, demuestran su  madures, lo que lo hace ser una persona confiable.

 

  1. Celebran el éxito de otras personas.

No tienen envidia de los logros de otros (as).

 

  1. Disfrutan de su tiempo a solas.

No necesitan de otro ser humano, para sentirse feliz, en paz, en armonía, ni mucho menos para iniciar un proyecto.

 

  1. Están dispuestos a fallar.

Saben que si no funciona, lo volverán a intentar o innovarán.

 

  1. Están dispuestos a tomar riesgos.

Aunque se queden sin amigos y dinero, ellos (as) lo van a decir o hacer.

 

  1. Están preparados para trabajar y tener éxito por sus propios méritos.

No necesitan copiar, pedir favores, contar su triste historia en modo “víctima” para  alcanzar su objetivo, ni  poner a trabajar a otros para sacar adelante su (s) proyecto (s).

 

  1. Evalúan sus creencias fundamentales.

Son flexibles, no son fanáticos de algún paradigma.

  1. Gastan su energía mental sabiamente.

Invierte su energía en personas y actividades que los llenen positivamente.

 

  1. Invierten su energía en el presente.

Son conscientes de que lo pasado, se quedó atrás, lo futuro es incierto y lo palpable es el hoy.

 

  1. Mantienen el control.

Saben dónde y cuándo mostrar sus emociones.

 

  1. Piensan productivamente.

La palabra destruir es inexistente en su vocabulario.

 

  1. Reflexionan su progreso.

No se dejan influenciar  por lo que las personas le dicen, ya sea negativo o positivo.

 

  1. Siguen adelante.

No se detienen ante la primera crítica o mala decisión. Como dicen, se cae y se vuelven a levantar.

 

  1. Son amables.

En todo momento son caballeros y damas.

 

  1. Son felices.

Saben que la “felicidad” es una decisión, aceptan sus carencias y su proceso.

 

  1. Toleran el malestar.

Cuando se proponen algo, sacan su lado espiritual.

Deja un comentario